caturra♥ (haeyeols) wrote in waec,
caturra♥
haeyeols
waec

(kai/kyungsoo) upon many times

Upon Many Times
pareja: Kyungsoo/EXO-K, Kai/Kyungsoo al final
fanfic original por: thisismylastlie
género/rating: crack, PG
palabras: 2238
resumen: Kyungsoo se despierta en un universo paralelo donde los cuentos de hadas existen y, al parecer, él es la princesa de todos. O algo así.



Algo no anda bien, porque Kyungsoo no recuerda haberse quedado dormido en la playa. No. Recuerda haber ido a la cama en su cuarto mientras Jongin roncaba suavemente en su propia cama, escuchando el murmullo del aire acondicionado en el fondo, recordándose a sí mismo comprar más kimchi mañana.


Abre su boca para preguntar por alguien cuando se da cuenta de que no puede hablar. Se levanta desesperadamente - oh por dios, ¡¿dónde está mi ropa?! - y mira a su alrededor para ver si hay alguien cerca. Extrañamente siente sus piernas tambalearse y la arena no lo ayuda mucho a la hora de caminar.


Kyungsoo casi se cae de nuevo, pero un par de brazos lo rodean, ayudándolo a estabilizarse.


—¿Te encuentras bien? —una cara familiar le pregunta.


Kyungsoo quiere llorar por lo aliviado que se está sintiendo. ¡Es Baekhyun! Trata de decir algo, cualquier cosa para demostrar su emoción y alivio por verlo, pero Baekhyun sólo lo mira con confusión.


—¿Estás perdido? ¿De dónde vienes? ¿Por qué estás desnudo?— le pregunta con el ceño fruncido. Kyungsoo está tan confundido con toda esta situación que ni siquiera se acuerda de avergonzarse por ausencia de vestuario.


Kyungsoo articula, "¡Baekhyun! ¡Soy yo!", pero nada sale y Baekhyun no parece entender.


—Oh, no puedes hablar —dice, y suena un poco decepcionado, pero Kyungsoo cree que se lo está imaginando.


—Entonces creo que no eres él. Bueno, te llevaré a mi castillo para darte un poco de ropa, después almorzaremos. Debes estar hambriento.


Kyungsoo no entiende a qué se refiere Baekhyun con “castillo”, pero mientras pueda ponerse algo de ropa y salir de la abrasadora arena, no le importa.

.


.


.



Después de un reponedor un baño, fue a encontrarse con Baekhyun en el comedor para almorzar. Admite que se perdió, pero un cangrejo que habla (sí, Kyungsoo ya no se sorprende con nada - las empleadas que lo ayudaron estaban cantando mientras hacían la cama; está casi seguro de que estaban bajo la influencia de alguna droga) le indicó el camino correcto.


Mientras están comiendo, Baekhyun toma la mano de Kyungsoo y lo mira a los ojos profundamente. Esto lo altera un poco, y casi le tira el agua en la cara para detenerlo, pero uno de los ayudantes lo hace por él antes. Queda anonadado cuando un sirviente bronceado se tropieza y derrama jugo de naranja sobre Baekhyun, sin siquiera esperar una disculpa los ancianos lo retan furiosamente.


Kyungsoo trata de ver su cara, pero el sirviente es sacado rápidamente del comedor. Extrañamente Kyungsoo se siente decepcionado.


—¡Esta camisa me gustaba mucho! —se queja Baekhyun cuando es forzado a ponerse una camisa limpia - la cual se ve exactamente igual a la que fue manchada


Antes de que Kyungsoo pudiera comer otro bocado de su comida - es demasiado buena para ser tan colorida - un mensajero llega con una invitación.


—El príncipe Suho hará un baile y ha invitado a todo el mundo. Está buscando a un esposo digno de él —Baekhyun lee en voz alta.


—Él no es mi tipo... —deja la invitación sobre la mesa, desinteresado, hasta que recuerda a Kyungsoo.


—Oh, ¿te apetecería asistir? —le ofrece felizmente—. Puede que le gustes. Eres muy callado y él habla mucho.


Kyungsoo se abstiene de explotar en risas ante la ironía, Baekhyun habla hasta por los codos. Abre su boca para decir “no”, pero por supuesto, nada sale y Baekhyun está demasiado ocupado hablando como para notar a Kyungsoo sacudiendo su cabeza.


—¡Incluso puedo prestarte un traje! Pero te advierto, todos mis trajes se desvanecen al llegar la medianoche. Es un fastidio ¿no? ¡Ni siquiera puedo festejar hasta tarde! Es una estúpida maldición que mis padres le pusieron después de mi relación con ese príncipe. —balbucea.


Kyungsoo está tan perdido en la aburrida conversación que ni siquiera se da cuenta de que estaba cambiado de ropa y siendo empujado al carruaje, Baekhyun se despide con un cantarín “Diviértete~”.

.


.


.



Kyungsoo no está completamente seguro de cómo el tiempo funciona en este reino, porque se fue de día y después del pequeño viaje en carruaje, que no se sintió tan largo, llegó al palacio del príncipe Suho de noche.


Ya hay mucha gente ahí y es casi como un evento con alfombra roja. Kyungsoo, sin querer llamar la atención, encuentra una entrada trasera. Lentamente sube por las escaleras, no muy seguro de dónde ir, pero apenas entra al palacio, es recibido por una cara sonriente.


—Hola, soy Suho.


Kyungsoo abre la boca para demostrar que no puede hablar, cuando, para su sorpresa, las palabras salen perfectamente de su boca.


—Soy Kyungsoo —¿Ah? ¿Cuándo volvió su voz?


—¡Nunca te había visto por aquí, Kyungsoo! Pero tienes un encanto juvenil que me gusta, así que ¡bailemos! —dice Suho, y sin decir nada más, Kyungsoo es arrastrado a la pista de baile y forzado a moverse.


—El príncipe Baekhyun me avisó que te había enviado, pero no me dijo tu nombre. Menos mal que te alejaste de él. Es bueno, pero siempre se mete en líos. ¿Sabes? Sus padres lo obligaron a aprender a navegar como castigo, iba a fiestas muy seguido —Suho chismosea, moviendo su cabeza con desaprobación mientras mueve a Kyungsoo hacia atrás y hacia adelante, supuestamente eso es “bailar”—. Incluso tuvo un amorío con otro príncipe.


—¿Y qué hay de malo con eso? —Kyungsoo pregunta, aunque no está muy interesado.


—¡Sus familias son enemigas! —responde escandalizado, abriendo los ojos de una manera que a Kyungsoo le da risa—. Era como... ¡prohibido! Como Romeo y Julieta.


—Eso terminó en una tragedia.


—También su historia. O sea, a Baekhyun le pusieron una maldición en sus trajes de fiesta, y Chanyeol… —Suho se estremeció—. No me hagas hablar de Chanyeol. Su familia fue mucho más cruel.


—Qué pasó con--


—Su majestad —un sirviente lo interrumpió, y Suho se dió media vuelta, un poco enojado pero con una sonrisa—. Es casi medianoche. Tiene que dar un comunicado a todos los presentes.


Suho resopla, pero cede. Se voltea para decirle algo a Kyungsoo, pero éste ya está escapando de ahí a toda velocidad. Suho le grita, pero Kyungsoo nunca mira hacia atrás. No iba a dejar que su ropa se desvaneciera en frente a todos.


Se le sale un zapato a medio camino-


-pero rápidamente se devuelve a recogerlo antes de adentrarse en el bosque.


Suho se aflige al ver a su potencial esposo escapar, pero se distrae fácilmente cuando otra cara bonita aparece ante él.


.


.


.



Kyungsoo agradece a los cielos que este último tiempo haya entrenado con Jongin, o si no hubiera sido incapaz de haber corrido tan rápido. Se detiene en medio del bosque, jadeando sin aliento y... perdido.


Muy, muy perdido.


Suspira y sacude su cabeza. ¿Cuándo despertará de esta pesadilla?


Caminando torpemente por el bosque, deja salir un suspiro de alivio cuando divisa una mansión. Quizás en otra ocasión habría dudado. Pero tomando en cuenta de que nunca pasaba algo malo en los cuentos de hadas, entra de todos modos


—¡¿QUIÉN OSA A TRANSGREDIR MI PROPIEDAD?! —demanda una voz profunda en cuanto Kyungsoo posa un pie en la propiedad.


Kyungsoo podría haberse asustado si es que no hubiese reconocido la voz de inmediato - después de todo, es la que siempre lo despierta.


—¿Chanyeol?


—¡¿POR QUÉ SABES MI NOMBRE, INTRUSO?!


—Ehm. Soy yo, Kyungsoo —contiene el impulso de poner los ojos en blanco, porque Chanyeol - a pesar de su altura y voz - nunca le va a dar miedo. Quizás un poco de rechazo, pero nunca miedo.


—¡NUNCA HE ESCUCHADO SOBRE ALGÚN KYUNGSOO!


Kyungsoo resopla. Sin saber qué decir intenta con, —Baekhyun me envió.


Todo se silencia por un momento hasta que la voz pregunta esta vez más suave.


—¿Cómo está Baekhyun?


—Supongo que bien —dice mientras se encoge de hombros—. Creo que está buscando a una persona que lo rescató del mar.


—Ya veo…


—Así que... ¿me puedo quedar por esta noche? Mi ropa está a punto de desaparecer y necesito un lugar para descansar. He tenido un día agitado.


Kyungsoo espera una respuesta. Ve a alguien salir de las sombras y entrecierra los ojos para ver mejor.


—Wow —suelta una vez que ve a Chanyeol.


—Tú-- Tú--


Kyungsoo está tan ocupado riéndose del pelo bestial de Chanyeol, que le importa lo más mínimo cuando éste lo echa del  castillo y lo obliga a encontrar otro lugar para quedarse.


.


.


.



Kyungsoo se topa con una pequeña cabaña, y por primera vez está agradecido de ser uno de los miembros más bajos. Se deja caer en el piso, exhausto, y se queda dormido sin más. Cuando se despierta, se encuentra con catorce ojos mirándolo fijamente.


También encuentra un chichón en su cabeza en el lugar que lo golpearon con una pala, aturdiéndolo de nuevo.


.


.


.



Resulta que la pala con la que le pegaron estaba encantada, así que una vez que te pegan con ella, sólo puedes despertar con un beso de amor verdadero.


Sí, Kyungsoo no sabe quién inventó las reglas, así que no preguntes.


Igual Kyungsoo los puede escuchar. Su cuerpo está dormido, pero su mente aún está activa. Estaba prácticamente gritándoles mentalmente, porque ¡no iba a dejar que un desconocido lo besara sólo para despertarlo!


—¡Llamemos al príncipe Sehun! ¡Quizás él sabe qué hacer!


—O quizás él es su verdadero amor.


Siente risitas, y Kyungsoo quiere gritar.


Escucha el galope de un caballo acercarse y oye a Sehun acercándose.


—Ah, no lo conozco —es lo primero que sale de sus labios.


—¡Pero pensé que estabas buscando a tu príncipe! ¡Él puede serlo!


—No, mi príncipe está ahora en China. Problemas de inmigración —dice Sehun en un tono más o menos amargo—. De hecho, ya se los había contado. ¡Dejen de causarme problemas! ¡No tengo tiempo para esto! —está a punto de retirarse cuando los enanos lo detienen.


—Bueno, ¡por lo menos ayúdanos a deshacernos de él! ¡No queremos ir a la cárcel!


—No es mi problema que--


—¡Lo noqueamos con tu pala!


—¡Les dije que se deshicieran de ella! pero bueno. Conozco una torre abandonada no muy lejos de aquí en la que lo podemos esconder.

.


.


.



Y ahora Kyungsoo se encuentra en torre en medio de la nada. Sólo quiere despertar, hacer kimchi espagueti y ver televisión acurrucado en el sofá tapado con una manta, pero al parecer está pegado en este irritante reino..


Para su suerte, el tiempo aquí pasa rápido. Antes de darse cuenta, escucha la puerta abrirse seguido de unos pasos acercándose.


Desearía poder ver quién es, pero no importa cuán duro trate, no logra abrir sus ojos. Puede escuchar una respiración pausada y cree poder reconocer al dueño, pero no quiere tentar la suerte porque-


—Hyung, es hora de despertar —la familiar voz de Jongin susurra, su aliento rozando la mejilla de Kyungsoo. Aunque no se puede mover, Kyungsoo siente cómo sube la temperatura de su cuerpo sube y cómo su corazón se acelera dentro de su pecho.


Le toma un momento sentir otros labios sobre los suyos, en un principio suaves y gentiles. No se puede mover, pero ahora no sabe si es por el conjuro o porque es Jongin el que lo está besando.


Cuando Kyungsoo siente una lengua, se despierta inmediatamente.


.


.


.



Para el alivio/desilusión de Kyungsoo, se despierta en su propia habitación, en su propia cama y con Jongin riéndose más fuerte que nunca. Lo mira de reojo e inconscientemente lleva sus dedos a sus labios. Qué sueño más raro, piensa para sí mismo mientras se calza las zapatillas de levantar y arrastra sus pies hasta la cocina.


(Sin embargo, no se fija en la tonta sonrisa de Jongin.)


Está preparando el desayuno cuando Junmyeon entra a la cocina, hablando sobre una fiesta que le gustaría hacer algún día. Kyungsoo sólo lo escucha a medias. Baekhyun y Chanyeol entran después. Baekhyun se está quejando porque perdió la mayoría de su ropa después de mudarse (Kyungsoo piensa que el culpable es Zitao, pero no lo dice), y el pelo de chanyeol está más desordenado de lo normal (—¡¿POR QUÉ NO SEQUÉ MI CABELLO ANTES DE DORMIR?! —gritaba mientras metía grandes cantidades de tocino en su boca). Sehun entra de los últimos, bostezando.


Sin embargo, nada de esto parece extraño a los ojos de Kyungsoo, porque sus amigos siempre habían sido todo menos normales.


Y entonces Jongin entra, esquivando todo el caos de la habitación para chocar su hombro con el de Kyungsoo.


—Buenos días, bello durmiente.


Kyungsoo suelta el sartén, porque se da cuenta de que nunca se podrá escapar de esta pesadilla. (Y tampoco quiere, piensa mientras Jongin lo besa en la frente y se acurrucan en el sillón.)



Tags: autora: thisismylastlie, género: crack, pareja: kaisoo, rating: pg
  • Post a new comment

    Error

    default userpic

    Your reply will be screened

    Your IP address will be recorded 

  • 6 comments