카타♡ (odults) wrote in waec,
카타♡
odults
waec

(sehun/luhan) say my name and every colour illuminates

Say my name and every colour illuminates
pareja: Sehun/Luhan
fanfic original por: evoxine
género/rating: fluff, PG-13
⋆ palabras: 2.049
n/t: último de este au <3. ( redamancy | when we collide ) . ahóguense en azúcar por favor ;; u ;;





Sehun despierta con la risa de Lu Han combinada con la de un niño pequeño. Tiene que sacudir su cabeza un par de veces para asegurarse de que de verdad está escuchando lo que piensa que está escuchando antes de salir de la cama y ponerse sus esponjosas pantuflas. Caminando fuera de su cuarto, Sehun dobla una esquina y casi salta de su propia piel cuando algo corre directo hacia sus rodillas.

Sehun siente que sus ojos salen de las cuencas cuando mira hacia abajo y ve a un feliz pequeño mirándolo de vuelta.

—¿Diste a luz tres años atrás y no me dijiste?

Lu Han le lanza una almohada en la cara.

—Ni siquiera puedo embarazarme, muchas gracias.

—Sarcasmo retórico, Señor Inteligente —Sehun responde levantando la almohada y dejando que el niño envuelva pequeños dedos alrededor de su pulgar—. ¿Alguna explicación?

—Es de la hija de una amiga de mi mamá —explica el mayor con lentitud—. Necesitaba que alguien cuidara de su pequeño por el día.

—Oh —Sehun se detiene frente a los pies de Lu Han y el niño suelta su agarre en el pulgar de Sehun antes de chillar y correr directo al pecho del mayor. Éste inmediatamente se cae.

—¿Cómo se llama? —pregunta el más alto caminando hasta la cocina para hacerse un desayuno rápido.

—Por lo que me dijeron, responde a Leo —Lu Han contesta entrando a la cocina con el pequeño Leo colgando de su pierna—. ¿Me pasas una taza de café?

—¿”Responde a Leo”? no es un perro, sabes —Sehun lo molesta, deslizando un tazón por la mesa sin antes echarle un cubo extra de azúcar.

—Para de burlarte de mí —se queja el más bajo, pero deja el tema pasar porque Sehun recuerda que le gusta su café con azúcar extra – no es como si alguna vez lo olvidara.

Sehun simplemente mastica su cereal y le sonríe.









Tres horas más tarde Sehun se encuentra de vuelta en la cocina, enterrando tallarines crudos dentro de salchichas pequeñas. Lu Han se sienta frente a él con Leo en su regazo, sacudiendo un juguete mientras que el pequeño intenta quitárselo.

—¿Es esta una nueva forma de comer espagueti?

—Lo vi en internet —murmura Sehun mordiendo su labio concentrado mientras intenta enterrar un tallarín sin romperlo—. Lo encontré ingenioso.

—Eres especial —comenta el mayor, y Sehun puede ver su sonrisa torcida sin siquiera mirarlo.

—Gracias —Sehun responde—. Pero eso dice algo acerca de ti también.

—¿Qué?

—Eres de buen corazón porque amas a los niños especiales —dice el menor, comenzando a reír cuando levanta la mirada y atrapa la expresión insegura de Lu Han, sin saber si debería sentirse halagado u ofendido.

Leo rompe el silencio con un grito cuando logra quitarle el juguete a Lu Han de las manos. Éste se cae con fuerza sobre la mesa, casi botando el bol de comida que Sehun estaba preparando.

—Controla a tu cachorrito —ordena el más alto, apuntando un dedo a la nariz de Lu Han.

—Pero tú eres mi cachorrito —el mayor contesta de manera inocente, tomando el juguete y depositándolo en las manos ansiosas de Leo.

—No lo soy —dice Sehun indignado, poniendo el último espagueti en la salchicha y levantándose de la mesa. Camina hacia donde guardan las ollas y sartenes, haciendo un ruido infernal antes de sacar una olla. Mira feo a Lu Han antes de dejarla arriba de la cocina.

Lu Han le sonríe a Sehun mientras el menor toma un jarro con agua y vacía su contenido dentro de la olla antes de encenderla.

—Cachorrito enojado —lo molesta el mayor, enredando sus dedos en el suave cabello de Leo. El pequeño se encuentra feliz en el regazo de Lu Han, sin saber lo que está pasando entre sus dos niñeros.

Sehun agrega las espagueti-salchichas a la olla y cruza sus brazos.

—Cachorrito dice que no hay almuerzo para ti —declara de manera soberbia para proceder a dejar la cocina con un bufido.

Lu Han mira a Leo con tristeza en sus ojos - Leo lo mira de vuelta y hace un sonido con su garganta. El mayor está por levantarse cuando una mano le impide hacerlo.

—Cachorrito está bromeando —dice Sehun presionando tibios labios en la nuca de Lu Han. El mayor se sonroja y su novio se ríe.

—Con toda seriedad —continúa luego de una larga pausa—. Creo que somos algo adorables.

Desordena el cabello de Leo y vuelve a besar a Lu Han antes de irse. El mayor se queda sentado con mejillas ardiendo y una sonrisa estúpida en el rostro. Leo frunce el ceño y tira su juguete - éste salta a la nariz de Lu Han y cae al piso.








—Debemos comer esto todos los días —dice Lu Han mientras introduce otra salchicha con espagueti en su boca.

—Soy un genio, como siempre digo —Sehun corta los tallarines más largos y alimenta a Leo.

Leo gorgotea alrededor de la salchicha y un montón de pedazos caen de su boca a la mesa.

—Es limpio —Sehun destaca, limpiando el desastre con una servilleta. Leo parpadea mirándolo.

—Vuelve a hacer esto para la cena —Lu Han dice con la cabeza enterrada en su plato. Su cabello está por tocar la salsa y Sehun chasquea su lengua mientras se estira para tirarlo hacia atrás.

—Estoy cuidando de dos niños aquí —murmura. Lu Han sorbetea más espagueti y pasa la lengua sobre su labio inferior, limpiando cualquier rastro de manchas.

—Eso parece —el mayor dice contento. Leo eructa con fuerza y sacude su cuchara de plástico en el aire.

—Bueno, él ya tuvo suficiente —exclama Sehun pasándole su vaso pequeño y Leo se las arregla para tomar agua sin botar todo.

—¿Puedo comerme el resto? —pregunta Lu Han con ojos brillantes mientras empuja su plato en dirección a Sehun. El menor se limita a pasarle todo el recipiente con la comida.

—Te amo —Lu Han declara pinchando una salchicha con su tenedor.

—Sí —Sehun responde suavemente mientras limpia la boca de Leo—. Lo sé.

Lu Han golpea la pierna de Sehun con su pie. El menor se levanta y toma a Leo, acomodándolo en su cadera mientras camina alrededor de la mesa.

—Haré que duerma una siesta —le dice a Lu Han, pero no se va de inmediato.

Inclinándose y presionando su mejilla contra la del mayor, Sehun saborea la sensación de sus pieles presionadas juntas antes de voltear sus labios hacia la oreja de Lu Han y murmurar un suave “También te amo.”








Sehun siente un cosquilleo en su pierna derecha – Lu Han está apoyado arriba de su estómago y Leo está sentado sobre su muslo. Sehun se siente como una almohada tamaño humano. Están haciendo una maratón de series de niños, y Leo está totalmente cautivado por la pantalla de televisión, dejándole a ambos tiempo para relajarse. Lu Han estornuda y su agarre en los dedos de Sehun se afloja – el menor parpadea y mira hacia abajo.

Lu Han está dormido.

Bueno, Sehun está en un problema. No puede moverse – Lu Han se enfada siempre que lo despiertan antes de lo que él quiere – y la serie está por terminar. Sehun suspira y acaricia el cabello de Lu Han. El mayor emite un sonido similar a un ronroneo y se da vuelta – envuelve sus brazos alrededor de la pierna de Sehun y se abraza a ella.

Eso sólo hace su dilema más grande.

La serie termina y Leo se lanza arriba de Lu Han, efectivamente despertándolo. Sehun puede ver que está por contestarle con enojo, pero luego se da cuenta que es el pequeño quién lo despertó y no él, entonces toma una bocanada de aire y frota sus ojos.

—¿...Terminó? —Lu Han murmura.

A Sehun le toma un rato registrar lo que Lu Han está preguntando.

—Sí, la serie ya terminó.

—Okay —contesta el mayor. Desenreda su pierna de la pila de almohadas y casi se tropieza con Sehun cuando intenta levantarse—. Su madre vendrá por él luego de la cena.

Leo muerde la esquina de una almohada y observa a Lu Han.

—Debería darle de comer antes. Es hora de la cena, ¿cierto?

—Es un niño, no un perro —Sehun le recuerda a Lu Han, tomando a Leo en sus brazos antes de dirigirse a la cocina. Lu Han le saca la lengua.








La cocina está vacía de salchichas y espagueti para cuando Sehun ya ha terminado de preparar la cena. Lu Han había entrado hace un rato y se había llevado a Leo, por lo que el lugar estaba más tranquilo de lo usual aparte del suave burbujeo del agua en la olla y la salsa en el sartén.

Sehun se debate entre beber una lata de Coca-Cola Diet o no – tiene una no-muy-sana obsesión con ella – y finalmente decide no hacerlo. Está revolviendo los pedazos de champiñón en la salsa cuando nota que toda la casa está más tranquila de lo normal. Asoma su cabeza por la puerta y nota que Lu Han y Leo duermen en la alfombra.

Lu Han tiene a Leo acurrucado contra su estómago; tal como un cachorro dormiría con su padre. Sehun resopla divertido y vuelve a la comida. Cuando está lista, pone la comida en platos para que se enfríe y limpia las ollas (con suavidad para no despertar a los dos dormilones). Ordena las ollas para que se sequen y guarda la comida en contenedores.

Secando sus manos, Sehun sale de la cocina. Toma a Leo y lo lleva a su cama – el pequeño toma una almohada y entierra su rostro en ella antes de moverse y babear toda la tela. Sehun cierra la puerta con suavidad antes de volver al mayor.

Sólo puede llevar a Lu Han hasta el sofá – puede verse como un bebé gigante, pero indudablemente no posee el mismo peso que uno. Sehun pone una almohada bajo la cabeza del más bajo (su cuello duele si no tiene algún apoyo) y está por dejarlo cuando éste enreda dedos en su muñeca.

—Quédate —murmura. Entonces Sehun se queda.

El menor deja a Lu Han reemplazar su almohada por sus piernas mientras él cambia de canales, dejando la televisión sin sonido, antes de parar en la repetición de una buena película. El más bajo duerme entre las explosiones y tiroteos de la pantalla, respirando pacíficamente. Mantiene un débil agarre en la rodilla de Sehun.

El héroe de la película ha encontrado su victoria cuando el timbre suena y Lu Han se levanta de golpe.

—¿Quién? ¿Qué?

—La madre de Leo, estoy seguro —Sehun dice tocando la mejilla de Lu Han, la cuál tiene la piel marcada con la tela de los jeans del más alto. Lu Han duerme como roca, le desconcierta un poco a veces.

—Ve por él, está en el cuarto. Yo iré a la puerta.

Lu Han se dirige obedientemente a su cuarto – Sehun va al refrigerador y toma el contenedor con espagueti antes de abrir la puerta. Leo, quién sigue durmiendo, es traspasado de los brazos de Lu Han a los de su madre en segundos, la nueva comida favorita del mayor colgada en una bolsa el hombro de la mujer.

Sehun revuelve el cabello de Leo cuando ya van a partir. Lu Han está demasiado somnoliento para despedirse adecuadamente.








—Lu Han, ¿quieres cenar?

El mayor no responde. Sehun decide preguntar nuevamente, porque comida y sueño se pelean el tercer puesto de la lista de prioridades de Lu Han (el segundo es Sehun junto con su familia y el primero también es Sehun junto con su familia porque se resiste a escoger uno de los dos).

—Lu…

—Hm qué no —Lu Han murmura, palabras juntándose unas con las otras mientras que sus ojos se mantienen cerrados—. Está bien, quédate, te amo.

Sehun parpadea confundido.

¿Hm? Qué, no, está bien. Quédate aquí. Te amo.

Oh.

—Te sobrecargas de trabajo —Sehun suspira, sabiendo que Lu Han no lo puede oír. Pasa un minuto arreglando el sofá para que sea una cama improvisada. Cuando ha logrado que Lu Han esté lo más cómodo posible, Sehun retrocede un paso y observa el rostro del mayor.

Desliza un dedo por la nariz de Lu Han.

—Pero sí —dice en voz baja—. Supongo que también te amo.
Tags: autora: evoxine, género: fluff, pareja: hunhan, rating: pg-13
  • Post a new comment

    Error

    default userpic

    Your reply will be screened

    Your IP address will be recorded 

  • 2 comments